Conferencias y Exposiciones Cultura

Isabel Beltrá cierra la Semana Cultural con una conferencia sobre la teología en la obra cervantina

La XVIII Semana Cultura “en torno a Quintanar de la Orden y Miguel de Cervantes” ha llegado a su final tras una semana de interesantes conferencias con ponentes de lujo que han deleitado al público asistente con distintas curiosidades sobre la mujer, la educación o la teología en la época de Cervantes.

Isabel Beltrá Villaseñor ha sido la cuarta de las ponentes que se ha encargado de cerrar la Semana Cultural que organiza la Asociación Cultural Santiago Apóstol con una conferencia que llevaba por título “Así en el cielo en La Mancha: la teología en la obra de Cervantes”. Un título con el que Isabel ha querido dejar reflejado que Cervantes, es capaz de mezclar el cielo y la tierra es decir, “hablar de lo más concreto y sencillo, de las pasiones humanas, y a la vez, siempre dando un salto a cuestiones muy profundas, transcendentales y más divinas”, afirmaba Isabel. “Cervantes vivió en La Mancha como en el cielo siempre con mucha conexión”, añadía.

Isabel Beltrá se centró en el aspecto teológico de las obras de Cervantes pero también en la religiosidad del propio autor y del contexto histórico en el que se enmarca porque tal y como explicaba “no podemos entender la obra de Cervantes y su religiosidad sin saber cuál era la religiosidad del autor y del momento”.

En ese sentido, Beltrá apuntaba que en el Siglo de Oro, la Iglesia y la Religión jugaban un papel muy influyente en la sociedad, de hecho no se puede entender la política, la sociedad o la cultura sin la influencia de la Iglesia. Además, en esos momentos, ya se había producido la escisión con los protestantes y hay que señalar que toda la vida de Cervantes transcurre en torno a las guerras de religión, donde pierde la mano izquierda por lo que es posteriormente conocido como el “Manco de Lepanto”.

“En nuestro país en concreto siempre ha habido una lucha muy fuerte en favor del catolicismo  frente a las nuevas corrientes cristianas que estaban surgiendo como la de los protestantes”.

En ese contexto, Isabel destacó algo muy significativo y es que todas las religiones se quieren hacer con Cervantes. “Los musulmanes quieren ver un Cervantes musulmán, los judíos a un judío, los protestantes a un protestante; sin embargo, estudiando las obras de Miguel de Cervantes se aprecia que éste es hijo de su tiempo, es decir, es un católico convencido al menos de manera teórica, después cómo viviera o no ya es diferente”. “De hecho, insistía Beltrá, su participación en las contiendas con Felipe II para defender el catolicismo así lo demuestran”.

Además, en sus obras como, por ejemplo el Persiles, de la que se habló en la conferencia, se aprecia que Cervantes controla la teología católica y sabe de lo que habla. “La religiosidad en su vida influye muy fuertemente porque, coloquialmente hablando, era el tema de moda”.

Durante esta semana, se han tocado diferentes temas, una muestra más, decía Isabel, de que Cervantes es una fuente inagotable para seguir aprendiendo porque te puedes acercar tanto a su persona como a su obra desde diferentes perspectivas. “Es un personaje riquísimo por el estilo que utiliza, por el tipo de vida que tiene tan apasionante”, concluía la conferenciante.