Educación Educación y Deporte

El IES Infante Don Fadrique, participa del proyecto Erasmus+

Dos profesoras del Departamento de Inglés viajaron hace unas semanas a Dinamarca para conocer la forma de trabajar y el modelo educativo que tienen en los centros de educación secundaria de dicho país.

El IES Infante Don Fadrique se suma al proyecto Erasmus+ puesto en marcha desde el Gobierno central y que tiene como objetivo promocionar la movilidad educativa de las personas y los colectivos, tanto del alumnado como del personal, así como la cooperación, la calidad, la inclusión y la equidad, la excelencia, la creatividad y la innovación a nivel de las organizaciones y las políticas a través del aprendizaje permanente, el desarrollo educativo, profesional y personal de las personas en los ámbitos de la educación y la formación, la juventud y el deporte, dentro de Europa y fuera de su territorio, contribuyendo así al crecimiento sostenible, al empleo de calidad y a la cohesión social, además de a impulsar la innovación y fortalecer la identidad europea, la ciudadanía activa y la participación en la vida democrática.

Este ambicioso programa permite dar una visión de la educación diferente tanto al profesorado como al alumnado por ello, desde la Dirección del IES Infante Don Fadrique hace cuatro años se planteó internacionalizar más el centro educativo y participar en dicho programa.

Tal y como explicaba el director del instituto quintanareño Moisés Sánchez, la Delegación de Educación en la provincia de Toledo, que es quien coordina el proyecto en esta zona, les propuso hacer un consorcio con otros centros con los que se elaboró un proyecto común que tiene como objetivo conocer cómo se trabaja la igualdad y la prevención de la violencia de género en diferentes países europeos.

El consorcio está formado por cinco centros de la provincia de Toledo, dirigidos por la Delegación de Educación.

En ese proyecto común, financiado con fondos Europeos han participado, hasta la fecha, tres profesores del Infante Don Fadrique; uno que ha estado en Francia y otras dos profesoras que estuvieron, recientemente en Dinamarca. “La idea del Erasmus es intercambiar experiencias, sensaciones y formas de ver la educación en diferentes partes de Europa, algo que consideramos muy enriquecedor y por lo que se ha luchado mucho”, afirmaba Moisés Sánchez.

Tras la experiencia pudimos hablar con las dos profesoras que han viajado a Dinamarca, Antia Nerga y Marian Ortiz. Antia explicaba que han estado en Dinamarca durante cinco días lectivos y el programa se basaba en acudir a las clases de secundaria hasta 4º de la ESO, aunque una vez allí, fueron muy flexibles y les dejaron también observar y acudir a clases de primaria, lo que les permitió ver cómo se trabaja desde los cursos más bajos y la evolución hasta los cursos de secundaria. ”La experiencia ha sido muy enriquecedora y muy completa viendo desde el inicio cómo van desarrollando la educación”.

Con respecto a la Educación Marian Ortiz indicaba que han observado grandes diferencias entre ambos países, España y Dinamarca, desde el sistema educativo hasta la forma de evaluar, el horario, la organización de las clases, etc….”Sobre todo hemos visto mucha flexibilidad a la hora de examinarse y de dar el temario”. “La forma de trabajar de los profesores también es diferente, continuaba, con personal complementario para encargarse de tareas de coordinación, de apoyo, para las guardias, que permiten que el profesor pueda dedicarse de lleno a sus clases”.

En ese sentido, ambas profesoras también destacaban los resultados académicos de dicho país que eran muy buenos “porque se centran mucho en el aprendizaje y la figura del profesor está muy valorada en la sociedad”.

En ese aspecto, tal y como apuntaban ambas profesoras lo ideal sería trasladar el sistema educativo de este país al nuestro.

Tal y como explicaban algo que les llamó también mucho la atención eran las máximas que tenían en Dinamarca. “Ellos dicen que para aprender el alumnos tienen que estar relajado y feliz y solamente si consiguen ese ambiente en el centro son capaces de que el alumnado se enganche y se motive”. Esta premisa se la enseñan desde los tres años. Por otro lado,  el grado de respeto al profesor  no es por miedo a éste sino porque lo valoran y saben que es la persona que los va a guiar y a ayudar desde que son muy pequeñitos. De la misma manera el profesorado también tiene mucha confianza en el alumno ofreciendo mucha liberta y flexibilidad por lo que el grado de atención muy alto. “Todo ello se traduce en resultados académicos buenísimos porque los alumnos y alumnas están muy motivados para aprender”, subrayaban ambas profesoras.

Tanto el director del instituto como las profesoras valoraban muy positivamente la experiencia  y continuarán participando en proyectos de esta índole que permitan enriquecerse para después trasladarlo a su día a día en el instituto. En ese sentido, apuntaban que La nueva ley de Educación va encaminada precisamente a ese método de estudio, que vienen observando en otros países, con menos exámenes y más procedimientos para trabajar con competencias que le sirvan para la vida.